Ripple: una moneda en busca de un plan de negocio

por | Mar 13, 2018

Durante meses fue la gran tapada en el mundo de las monedas digitales. Pero Ripple (XRP), una critptomoneda acuñada en 2012 para facilitar la financiación externa de bancos y entidades de crédito, también se ha visto arrastrada por la fiebre Bitcoin. En plena vorágine especulativa, la cripto pasó de cotizar 0,0065 dólares en enero de 2017, a 3,40 dólares un año después…para volver al poco tiempo a caer de nuevo.

El “problema” es que aunque Ripple nace por y para facilitar la vida de la industria bancaria y cuenta con el apoyo de bancos como BBVA o Santander.. aún tiene mucho que demostrar. Porque en realidad, no son tantas las grandes entidades financieras que la respaldan y las que lo hacen…parece que sólo le dan el visto bueno a medias. Y eso que la idea de la que parte es buena.

Ripple establece una red de “nodos de confianza” entre los distintos actores que participan, de modo que no es necesaria una supervisión externa a la hora de realizar las distintas transacciones, sino que el crédito se transfiere de forma automática.

El sistema toma como referencia las letras de cambio, es decir, en vez de realizar transacciones con un valor real, lo que se hace es trabajar con emisiones de deuda. Por ejemplo si contraemos una deuda de 3 con el usuario A, pero a la vez el usuario B tiene una deuda con nosotros de 5, como todo el proceso está documentado y cifrado con Blockchain, no le deberíamos nada a A.

Dicho lo cual tras más de seis años de operar en el mercado, su uso no acaba de despegar y más allá de algunos programas piloto, no parece que al menos de momento, vaya a ser la preferida de unos bancos que sí parecen mostrarse encantados con los smart contracts de Ethereum (ETH).

En estos momentos, una cotización de 0,78 dólares por unidad, Ripple es una moneda en busca de un plan de negocio.

¿El próximo paso? Invertir en startups

En pocos meses y demostrando precisamente que el sector bancario no está tan convencido de las posibilidades de Ripple, el valor global de la moneda ha bajado desde los 128.000 millones, a los 30.000 millones de dólares.

Pero como si de una pescadilla que se muerde la cola se tratara, Brad Garlinghouse (CEO de Ripple) le ha contado esta semana a los chicos de TechCrunch que es imposible popularizar Ripple si no hay Ripples suficientes en el mercado, y viceversa.

Para conseguir lo primero, los dueños de la cripto-empresa se han propuesto invertir en startups que puedan demostrar el potencial de su moneda. Compañías que animen a los usuarios a comprar y utlizar Ripple en sus transacciones diarias, a cambio de los productos y servicios que estas proporcionan.

Una de las primeras en intentarlo ha sido Omni, una startup que se encarga de almacenar y alquilar por nosotros las cosas que no vamos a utilizar. En Omni. la compañía de Garlinhgouse ha encabezado una ronda de financiación de 25 millones de dólares y promete no ser la única en la que inviertan.

Como ha explicado el CEO de la empresa, dado que las transacciones en Ripple se confirman en pocos segundos (frente a los días de otras criptomonedas), esta moneda digital es mucho menos volátil que el resto, por lo que su uso podría encajar perfectamente en todo tipo de marketplaces y transacciones electrónicas.

¿Quiere decir esto que Ripple deja de lado de momento a los bancos? No parece el caso. Garlinghouse declaró hace pocos días en la conferencia 20/20 de Singapur que solo es cuestión de tiempo y tarde o temprano, todos los bancos irán cayendo por su propio peso.

LET'S TALK!

smallandsmart@tpnet.es
91 413 65 49
Calle Emilio Vargas 20, 28043 Madrid
(Entrada por Arturo Soria 99)

Aviso legal
Política de privacidad
Condiciones de uso
Copyright © 2018 SMALL&SMART
Todos los derechos reservados.

Small & Smart News, la mejor información sobre startups  y enprendimiento en tu correo electrónico. 100% gratis. 0% publicidad.

¡Gracias por suscribirte!